Fuensanta

Fuensanta General Health & Fitness Lifestyle nutrición TRENDING

¡Necesitas tomar más agua!

Todos hemos escuchado o leído, alguna vez en nuestras vidas, que debemos tomar al menos dos litros de agua diarios. Además de ser vital, hay una gran cantidad de beneficios (comprobados) que van de la mano con la hidratación y, a pesar de ello, no es un hábito sencillo de adoptar. Si has leído antes el blog de FUENSANTA o sigues activamente sus publicaciones, seguro ya conoces muchos de esos beneficios. Es muy común que pongamos pretextos en torno al consumo diario de agua: “es que no sabe a nada”, “qué aburrido”, “no me gusta usar pet”, “no me da tiempo”, entre otros. Pero la realidad es que es muy sencillo incorporar el agua a nuestra rutina, basta con tomar la decisión. En esta entrada te daremos algunos tips que te facilitarán tomar más agua durante el día. ¿Estás listo?

  1. Toma un vaso con agua al despertar.

Si comienzas tu día tomando agua, tu sistema digestivo te lo agradecerá. El agua lo activará y mejorará tu metabolismo. Es una de las mejores maneras de acelerarlo. También favorecerá a la desintoxicación, pues es a través de la orina como las toxinas se eliminan. El agua oxigenará tu cerebro, haciéndote sentir menos cansado y más enfocado en lo que tienes que hacer.

  1. Siempre carga una botella con agua o un termo.

Llevar agua contigo, de cierta forma te incitará a tomarla, pues será lo más inmediato que tengas cuando comiences a sentir sed. Tarde o temprano, te acostumbrarás a ella. También será más fácil que midas la cantidad de agua que consumes al día. No es necesario usar PET. Una buena opción es que consigas un filtro para tu casa. También puedes comprar un garrafón en lugar de 12 botellas. Algunas empresas, como FUENSANTA, han comenzado a implementar los envases de vidrio.

  1. Toma 2 vasos con agua en cada comida.

Si comes 3 veces al día, basta con que acompañes tus alimentos con dos vasos con agua. Al principio tal vez sea difícil, así que puedes combinarlos con alguna otra bebida. Te recomendamos intentar tomar un vaso al iniciar y otro al terminar. Además de que te ayudará a la digestión, generará una sensación de saciedad que evitará que excedas tus porciones.

  1. Ponte retos.

Si ayer tomaste medio litro de agua, hoy toma un litro, y mañana intenta tomar litro y medio. Es más motivador hacer las cosas cuando vemos resultados. Comienza con poco y ve incrementando hasta llegar a la cantidad recomendada (de 2 a 3 litros al día, dependiendo de tu actividad física). Si ya haces ejercicio pero te falla la hidratación, un buen tip es que destines cierta cantidad de agua sólo a tu entrenamiento. Llévala siempre contigo al lugar donde practiques tu deporte. Retar a alguien más a hacerlo también puede ser un buen gancho.

Todo esto funciona, créenos. Comienza a tomar agua con más frecuencia y notarás muchos cambios. Te sentirás más ligero, de mejor humor, y podrás concentrarte mejor. Registrar tu progreso por escrito hará mucho más tangibles los resultados. Siempre piensa ¿qué puedo perder? y ¿qué puedo ganar? En este caso, tienes todas las de ganar. ¡Decídete a mejorar tu vida!

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *