Fuensanta

Featured Fuensanta gastronomía TRENDING

4 pruebas de que el agua afecta el sabor de lo que comes

Lo mencioné una vez en una mesa y nadie me creyó.  Me tacharon de hipster y pretencioso.  A la gente le causa incredulidad cuando les explico que el agua simple afecta el sabor de la comida que comes.  ¡Ya sé! El pensar que un agua sabe diferente a otra, o que puede cambiar los sabores en tu boca, suena a mito urbano, pero es un hecho.  Y para entender el rol que un vaso de agua simple tiene en lo que comes y bebes, primero hay que entender que el agua si tiene sabor.  Aquí tienes cuatro facts que te demuestran el rol del agua simple en tu sentido del gusto.

 

  • El agua simple no es tan simple. Así como cualquier platillo es el resultado de sus ingredientes, el agua también. El origen del agua (pozo, manantial, glaciar, lluvia etc.) le aporta minerales como el sodio, calcio o magnesio.  Ya si el agua viaja por tuberías o pipas, ese contacto con el metal le suma hierro.  Si pasa por purificación por químicos o filtros, recibe una dosis de cloro o carbón que también tiene un impacto en el sentido del gusto. Suma todas estas partes y logras el sabor final de tu agua.  De acuerdo, es sutil, pero se puede medir a nivel molecular.

 

  • El Sommelier de agua es un trabajo real. Así como un sommelier de vino tiene el conocimiento, nariz, y paladar para decidir cual vino acompañar tus platillos, también hay gente que hace lo mismo con el agua. Inclusive hay escuelas para capacitarlos.  Así que si tienes olfato y gusto privilegiados, quizás converirte en Water Sommelier podría ser una nueva carrera para ti.

https://www.doemens.org/en/savour-academy/watersommelier.html

https://vimeo.com/184406194

  • Hay competencias de degustación de agua. Así, en plural porque hay más de una.  Pero la más importante sucede en el pueblito de Berkeley Springs en el estado de West Virginia en Estados Unidos.  Ahí califican las aguas municipales, embotelladas con y sin gas, y los envases.  Cientos de marcas de agua de todo el mundo participan.  Al igual que el vino, observan no solo los sabores sino también la sensación que aporta en boca cada agua.  Además, tienen talleres, y pláticas.

https://berkeleyspringswatertasting.com/

 

  • Existe cristalería diseñada para resaltar el sabor del agua. Está comprobado que la forma de una copa afecta como percibimos el sabor del vino, principalmente porque ciertos puntos específicos de la lengua detonan sabores.  La forma de la boca de un vaso o copa, focaliza a donde tu bebida hace el primer contacto con la parte de la lengua que resalta dichos matices.  Lo mismo aplica al agua.  La empresa líder en cristalería, Riedel, diseña una copa de boca ancha diseñada para darle a la lengua un verdadero baño que pueda resaltar sus sutiles sabores.

http://www.scmp.com/lifestyle/food-drink/article/1870868/waters-taste-changes-depending-shape-glass-you-drink

Al final del día, el sabor simplemente es la combinación de químicos.  Para disfrutar los sabores de lo que comes y bebes al máximo, lo que buscas para complementar es la mayor pureza posible.  ¿porqué demeritar ese caro vino tinto que bebes al acompañarlo de agua que solo te va a meter ruido?  Por eso, cuido que en la mesa nos acompañe un agua embotellada de origen como Fuensanta, que no interfiera con los sabores de tu cena.  Te invito a que hagas la prueba, y ya me darás la razón.

 

Por Gastronauta

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *